Portada » Blog «Tu Dinero» » ACTUALIDAD » ASNEF: una herramienta de coacción para que pague

ASNEF: una herramienta de coacción para que pague

0

ASNEF es un fichero de morosos en el que están incluidos aquellas personas que no han podido hacer frente a sus pagos de préstamos, tarjetas, etc.

ASNEF: ¿qué es?

ASNEF es el nombre de un fichero de morosidad. 

Es un nombre inolvidable para muchas personas que han tenido la desagradable experiencia de ir a comprar cualquier cosa a crédito, y cuando han ido a financiarla, no han podido. 

El dependiente les ha dicho que no era posible, porque le denegaban la financiación.

Esto es la consecuencia de que los datos del cliente están incluidos en un fichero de morosidad.

 Estos son gestionados por entidades como ASNEF EQUIFAX, Experian, R.A.I. o Informa D&B, la sucesora de Dun&Bradstret, aunque esta última tiene todavía poca implantación en España.

Nos centraremos en ASNEF, que sin duda es la que acapara la mayor parte del mercado. 

Digamos que ASNEF son las siglas de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito.

Esta entidad está constituida al amparo de la Ley 19/1977, que por si usted no lo sabe, es la ley que regula el derecho de asociación sindical. Sí, sí, la misma que permite los sindicatos de trabajadores.

¿Sorprendente, verdad? Pues nada, las cosas son así. ¡Quien lo iba a decir!

 

¿Para que sirve ASNEF?

Esta Asociación se constituye para crear el fichero ASNEF, y tiene como objetivo, según sus palabras, prevenir la morosidad. 

También dar seguridad al tráfico comercial y valorar la solvencia patrimonial de las personas.

No hay duda que estos intereses son legítimos. Todo buenas palabras. Si yo vendo algo, quiero tener la seguridad de que el cliente me va a pagar. Eso es algo razonable e irreprochable. 

De esa forma una empresa puede conocer que el futuro cliente es conflictivo o no, en base a su historial de impagos.

Indudablemente se da seguridad al tráfico comercial, porque de poco vale vender si no se cobra. Al final se pierde el dinero y el cliente.

En esta página nos centramos en ASNEF, pero todo lo que decimos es perfectamente extrapolable al resto de entidades que gestionan ficheros de morosidad. 

O como se dice más técnicamente “de sistemas de información crediticia”, como el gestionado por Experian Bureau de Crédito, o Informa D&B.

Quien puede incluir sus datos en un fichero de solvencia patrimonial

Según informa ASNEF EQUIFAX, sus datos pueden ser incluidos por bancos, cajas de ahorro, cooperativas de crédito, establecimientos financieros de crédito, entidades de renting.

También por sociedades de garantía recíproca, telecomunicaciones, petrolíferas, seguros de crédito, editoriales y distribuidoras de libros, ofimáticas, distribuidoras de tarjetas, operadoras de telefonía.

Igualmente pueden ser añadidos por operadoras de cable, establecimientos financieros de marca, cementeras, de transportes, de rent a car, de alimentación. 

Asimismo la inclusión puede ser hecha por compañías energéticas, agencias de valores y bolsa, etc.,.

En este etcétera está incluida cualquier compañía que venda masivamente, tanto al contado como a crédito, y en este caso, que financie directamente sus ventas.

Empresas, bancos y financieras Asociados a ASNEF

Son muchas las compañías asociadas a ASNEF, y por tanto, las que tienen la potestad de incluirle en su fichero, tanto si usted debe como si no debe. 

En el encontramos, junto a la totalidad de los bancos y financieras, a viejos conocidos nuestros, como Wizink Bank, recientemente condenado por usura en sus tarjetas revolving.  Unión de Créditos Inmobiliarios, uno de los campeones de los préstamos en IRPH.  CREDIFIMO, la financiera de los préstamos hipotecarios colmados de cláusulas abusivas. También los “fondos buitre” PRA IBERIA, INTRUM, TTI FINANCE,  CABOT ASSETS, AXACTOR PORTFOLIO HOLDING, HOST FINANCE, LINDORF INVESTMENT y ZEUS PORTFOLIO. usureros como KREDITO 24 SPAIN, SÖBRALAEN OÜ (Bondora), WANDOO, y muchos más. 

Cómo saber si estoy en ASNEF

Usted puede saber si está incluido en alguno de los ficheros de morosos de dos formas: directa o indirecta.

La forma directa es porque usted ha recibido una comunicación de ASNEF comunicándole la inclusión en su fichero. 

En esta comunicación se le informa de qué entidad es la que le ha incluído y cual es la cantidad que presuntamente usted debe.

La forma indirecta, más desagradable si cabe, es cuando usted solicita un crédito, va a comprar algo financiado, quiere contratar una línea de teléfono o cambiar de compañía, va a hacer un contrato de luz para una nueva vivienda o local, etc., y le dicen que no es posible. 

Esto es porque el operador ha metido su DNI en el fichero ASNEF y le sale que usted está incluido en él.

El operador no sabe ni puede saber que es lo que usted supuestamente debe, porque los datos están protegidos. Pero lo que está claro es que le impide hacer su gestión.

Si usted no está seguro de si está incluido en estos ficheros de morosidad, puede preguntar por escrito directamente a la entidad.

 

ASNEF: consultar fichero

La Ley de Protección de Datos de Carácter Personal le da derecho a consultar los datos que tengan de usted (Derecho de acceso). 

También a  pedir su rectificación,  su cancelación, u oponerse a los mismos.

Cuando usted hace esta petición, normalmente le contestan con rapidez y le indican tanto si hay datos como si no. 

También le informan sobre quién de sus asociados han accedido al fichero para preguntar si hay apuntes a su nombre en los últimos seis meses.

Por último, usted puede ejercer todos los derechos que la Ley de Protección de Datos le concede, es decir, el Acceso, la Rectificación, la Cancelación, la Oposición y la Limitación a y de los mismos. 

ASNEF tiene establecidos diversos modos de acceder a sus datos. Por su utilidad, le ponemos un enlace directo a su página por si usted tiene necesidad de comunicar con ellos.

ASNEF COMO CONSULTAR

Préstamos con ASNEF

Si usted solicita un préstamo a una entidad financiera, sus protocolos les obligan a consultar estos ficheros de morosidad. Esto es normal aunque usted sea un buen y antiguo cliente.

Comenzando con el CIRBE, fichero gestionado por la Central de Información de Riesgos del Banco de España, aunque no es propiamente un fichero de morosidad. 

En el CIRBE están prácticamente todos los créditos, préstamos y avales comunicados por las entidades financieras. 

Todos, o sea, no solo los que estén en situación de morosidad. Si usted pide un préstamo y se lo dan, de inmediato la entidad comunica la concesión al Banco de España.

A continuación la entidad bancaria consultará el R.A.I., que es el Registro de Aceptaciones Impagadas, aunque este cada vez tiene menor relevancia para los particulares.

Hay que tener en cuenta que estas Aceptaciones Impagadas son letras de cambio, pagarés y cheques devueltos.

La última comprobación será ver si hay apuntes en ASNEF o los demás ficheros de cumplimiento de obligaciones.

Hay que tener en cuenta que tanto CIRBE como R.A.I. se circunscriben al ámbito bancario. Pero el cliente puede tener otras deudas que no aparecen en esos registros, pero sí en los de morosidad.

La entidad bancaria valorará si la existencia de apuntes en ASNEF es óbice para concederle o denegarle el préstamo o la financiación. 

Dependerá de su historial crediticio, de la cantidad de apuntes de morosidad, de su relevancia, etc.

Lo normal es que si tiene apuntes le pongan pegas o le denieguen el crédito.

Mini-créditos con ASNEF

Hay ocasiones en que sí se pueden obtener créditos aun estando incluidos en ASNEF, u otros ficheros de morosidad. 

Son los créditos rápidos, mini-créditos o préstamos on-line, a los que aconsejamos no acudir jamás, ya que para solventar un problema económico urgente nos meteremos en otro problema económico de una envergadura mayúscula si no podemos afrontarlo en su tiempo.

Así, es muy habitual ver en televisión muchos anuncios de entidades que sí conceden MINICRÉDITOS CON ASNEF. 

Pero por desgracia, son financieras que prestan dinero en pequeñas cantidades a tipos de interés usurarios. 

La enorme rentabilidad que sacan a su dinero les protege del riesgo de que alguien no pague. 

Por eso, es muy probable que le concedan un “microcrédito con ASNEF”. Si usted no paga, ya se encargarán de acosarlo hasta la extenuación para que usted lo devuelva.

Cómo salir de un fichero de morosos

La respuesta es obvia: si usted debe lo que le reclaman, debe pagarlo. 

Una vez abonado, tendrá que enviar copia de lo pagado a ASNEF, por los medios que dicha entidad indica, y de inmediato procederán a la cancelación de los datos.

Pero, ¿y si usted no debe nada y sin embargo está en el ASNEF?

Aquí la cosa ya es más complicada. 

Puede ser que no debiendo nada esté en ASNEF por diversas razones: errores administrativos del acreedor que no ha comunicado la cancelación de la deuda.

También ocurre que hay diferentes maneras de interpretar un contrato, reclamaciones improcedentes de compañías de servicios (eléctricas, de telecomunicaciones, etc.). 

Lo mismo puede decirse de créditos contenciosos que están judicializados, y que no deberían incluirse sino a partir de una sentencia que declarara la existencia real de la deuda. 

 

La Ley de Protección de Datos

La Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, en su Artículo 20. Sistemas de información crediticia, dice: 

  1. Salvo prueba en contrario, se presumirá lícito el tratamiento de datos personales relativos al incumplimiento de obligaciones dinerarias, financieras o de crédito por sistemas comunes de información crediticia cuando se cumplan los siguientes requisitos:
  2. a) Quelos datos hayan sido facilitados por el acreedor o por quien actúe por su cuenta o interés.
  3. b) Que los datos se refieran a deudas ciertas, vencidas y exigibles,cuya existencia o cuantía no hubiese sido objeto de reclamación administrativa o judicial por el deudor o mediante un procedimiento alternativo de resolución de disputas vinculante entre las partes.

Reclamaciones de consumo: no se quede quieto

Si usted tiene una disputa de consumo de poca importancia (compañías telefónicas, eléctricas, etc.) y no llega a un acuerdo con la misma, NO SE QUEDE QUIETO esperando que la Compañía lo arregle. 

Y eso porque lo que va a hacer es meterle directamente en el fichero de morosos. Si hay acuerdo, tiene que constar POR ESCRITO.

Si no hay acuerdo, reclame ante las autoridades de Consumo, locales, provinciales o de su autonomía, salvo que la cosa fuera muy grave y tuviera que irse al Juzgado. 

Esta reclamación es suficiente para que si le han metido en el fichero, tengan que sacarle.

Siempre, en todos estos casos, hay que exigir a ASNEF que cancele los datos. 

En principio se puede pedir una cancelación temporal, para estudiar de donde viene el apunte y comprobar si se ajusta a la realidad o no. 

Si se ha presentado reclamación judicial o administrativa no se podrá reactivar el apunte hasta que haya resolución definitiva dando la razón al acreedor, no a usted.

La justificación de esta cancelación temporal se basa en que no le perjudique la inclusión en el fichero en este tiempo. 

La cancelación temporal normalmente suele ser de un mes. 

Si pasado este tiempo no se presenta la documentación para la cancelación definitiva, el apunte vuelve a reactivarse, salvo el caso explicado de reclamación judicial o administrativa.

Prescripción de los datos

Hay una manera de salir de ASNEF o de cualquier otro fichero de morosos, y es dejar pasar el tiempo.

A los cinco años, el apunte tiene que ser cancelado, aunque subsista la obligación de pago porque no haya prescrito.

Esto significa que, cumplidos los cinco años, la entidad gestora del fichero debe proceder de oficio a su borrado (técnicamente se llama cancelación).

Aunque por nuestra experiencia sabemos que si no se le exige, no lo hace.

ASNEF, como todos estos inventos del sistema, aunque su razón de ser sea lícita, finalmente en muchos casos camina por el filo de la navaja de lo que es legal o no lo es.

La amenaza de ser incluido en un fichero de morosos nos lleva a pagar deudas que realmente no son tales.

Una simple disputa con una compañía de telefonía por una factura improcedente que nos negamos a pagar, es motivo suficiente para que esta nos presione incorporando nuestros datos a los ficheros.

Cancelar los apuntes en ASNEF

En muchas ocasiones, ASNEF ha cancelado un apunte a petición del titular al haber pasado el plazo (seis años antes, cinco ahora) tras la correspondiente advertencia de reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, pero a los pocos meses ASNEF ha vuelto a reactivarlo.

Conviene no olvidar que el plazo máximo para incorporar y mantener un apunte a un fichero de estas características es de cinco años a partir de la fecha del vencimiento.

O sea, por ejemplo, si usted tiene un préstamo pendiente con un banco y este venció el 1 de junio 2013, no podrá incluirlo después del 1 de junio de 2018, fecha en la que necesariamente habrá de cancelarse.

Antes, estos ficheros también incluían datos tomados de los boletines oficiales.

Por lo que si usted tenía una deuda con un ayuntamiento, con Hacienda o la Seguridad Social, lo incorporaban a su ficha. Esto lo ponían en un apartado llamado “incidencias judiciales”.

Esto parece que ya no es posible, porque la nueva Ley prescribe que solo se pueden añadir datos facilitados por los propios acreedores. De ser así, reclame de inmediato.

ASNEF es un mecanismo de coacción

Los ficheros de morosos son un elemento coactivo de extraordinaria potencia. Y esta fuerza viene de que para ser incluido en el mismo basta la declaración unilateral del acreedor, sea la deuda real o no lo sea.

Al acreedor-asociado a ASNEF, ó a ASNEF EMPRESAS, le basta la comunicación al fichero de la incidencia de cobro con sus clientes, sin tener que aportar ninguna documentación acreditativa de la existencia real de las mismas.

Si como decíamos antes, la deuda es real, bien está. Pero si la deuda no es tal, total o parcialmente, se pone en una situación de absoluta indefensión a la persona.

Esto ha conllevado multitud de demandas a ASNEF y a las demás gestoras de ficheros, la mayoría de las cuales han terminado con la anulación de los datos indebidamente incluidos y con la condena al pago de indemnizaciones por daños cuando se demuestra que estas inclusiones han perjudicado al supuesto deudor tanto económicamente como en su derecho al honor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
¡Hola! ¿En que puedo ayudarte?
Le ayudamos a salir de ASNEF o de cualquier fichero de morosos